Adios a Raúl Ruiz, genial director de cine.

 Adios a Raúl Ruiz

Paradojas culturales. (Pablo GarridoB.)
El martes 23 de agosto de 2011 a las 10.30 de la mañana, en París, fue despedido este genial chileno residente en Francia. Dio tanto al quehacer cultural de ese país que era tratado siempre por la prensa y demás medios como un "Franco-Chileno".

Se ganó la exigente crítica francesa y mundial. Dejó una monumental y creativa obra. Es un orgullo chileno y francés.

 

Ese martes 23 en la Iglesia Saint Paul, antigua y hermosa como miles de iglesias católicas, un grupo heterogéneo de gente se sumó a la despedida de Raúl Ruiz. Autoridades francesas encabezadas por el Ministro de Cultura, artistas famosos como Catherine Deneuve, su hija Chiara Mastroianni, la cantante y actriz Arielle Dombasle, Michel Piccoli, el productor portugués Paolo Branco y otros actores de sus muchas películas. También autoridades chilenas con su embajador al frente y un grupo grande de franceses y de chilenos de paso o residentes en dicho país.

Mi país, el mismo de Raúl Ruiz, es pequeño, pero de vez en cuando algunos de sus hombres o mujeres en la cultura y el deporte nos hacen sonreír y sentirnos orgullosos. Gabriela Mistral, Pablo Neruda con sus premios nobel, estarán recibiendo complacidos a este genial compatriota que fue capaz en París, capital cultural del mundo, ser un grande de verdad. Esa mañana de martes todavía verano en París, al escuchar los aplausos y llantos que le prodigaron a Ruiz, a mi compatriota, tantas celebridades y tantos seres anónimos me sentí pleno del orgullo más increíble, me emocioné y pensé en Chile, en sus estudiantes que en lugar de ser aplaudidos por defender la educación, son apaleados y mojados despectivamente. Las paradojas de la cultura.

Adios a Raúl Ruiz  Adios a Raúl Ruiz