Ultimos Comentarios

Luis Cerda Herrera

Luis Cerda Herrera

10. Abril, 2015 |

Comparto tus versos, la liberta es como el aire que respiramos

Saludos

sergio silva

sergio silva

22. Febrero, 2015 |

Juan cuevas Quevedo, es este tu correo? si es así espero tu respuesta. Fraternalmente, Sergio silva.

Arsenio Aguilera

Arsenio Aguilera

22. Enero, 2015 |

Hermosa poesía que refleja lo vivido abordo de la embajadora de los mares. Felicitaciones por ese maravilloso talento. Un ex-marino y...

Eugenio

06. Agosto, 2014 |

muy buenos tus poemas, te felicito compadre, aun tengo recuerdos de cuando nos reiamos juntos a otros funcionarios del S.A.G y la...

manuela rodriguez

manuela rodriguez

06. Enero, 2014 |

Señor marcelino, hermosos sus poemas ,muchas gracias por ayudarnos a encontrar un hotel y personas como ud necesita este mundo Dios lo...

Inauguración

31 Marzo 2012

Corría el año 1995.

En vida de la señora Indra Devi, la revista "La Brújula" -a cuyo staff yo pertenecía-, me publicó la nota que transcribo, como un homenaje más a quien nos legara su ejemplo y sus enseñanzas:

ESCUCHANDO A MATAJI INDRA DEVI

En el barrio de Caballito de la ciudad de Buenos Aires,había una casa que calificaría de triste: sus paredes descascaradas, sus puertas descoloridas que, contrastaba con otros modernos edificios.

Hasta que un día, se empezó a limpiarla de a  poco pero sin pausa. ¡Cuántos contenedores fueron necesarios para sacar tantos residuos que se acumularon con los años!

Después,  se comenzó con una celeridad asombrosa a su arreglo. Parecía como en esas películas que van mostrando  algo que se transforma y, lo hacen en un tiempo que lejos está del que debió emplearse. Pero, en este caso fue real. Se terminó pintándolo todo de blanco y se pulieron los mármoles hasta que aparecieron de ese mismo color.

No sabíamos para qué se iba  a destinar la casona.

Nos enteramos,cuando repartieron invitaciones para su inauguración. Se trataba, de un nuevo estudio  de  la Fundación Indra Devi- Yoga, en la calle Colpayo 52.

Asistí junto con muchas personas.

Nos descalzamos para entrar en el salón donde iba a habla la señora Indra Devi, -pienso que con el calzado, dejamos un poco de nuestro nervioso trajinar.

Al principio se refirió al yoga, diciendo que: las asanas son lo más importante y que son posturas y no ejercicios, aunque también hay ejercicios.

Comentó que su vida estaba llena de anécdotas insólitas. Cuando ella nació,  en Rusia tenían un almanaque unos diez o doce días adelantados y,  en ese momento, marcaba el 12 de mayo de 1899; por ello, más adelante, grabaron como su fecha de nacimiento, el 31 de abril, (fecha que no existió).

Durante la exposición, la Señora hizo chistes y comentarios simpáticos. En un momento dado, tosió un par de veces y luego dijo:

"No lo crean, es puro teatro".

Recalcó que cada palabra y cada pensamiento tiene su fuerza. Si no lo sabemos, también ignoramos la fuerza que tenemos cada uno de nosotros.

Hizo pasar a un hombre de contextura fuerte que estaba en el público.Al pararse junto a él, comenzó a llenarlo de elogios. Luego,

le indicó que levantara sus brazos y se le colgó a uno de ellos. El señor la sostuvo perfectamente. Después, le pidió que bajara los brazos e,  inmediatamente, lo bueno que le había dicho, lo dic vuelta. Comenzó a decirle malos atributos y, aunque todos nos reíamos por saber que no era en serio, el hombre no pudo evitar sonrojarse. Repitió su pedido de que levantara los brazos y se le volvió a colgar, pero esta vez no la pudo sostener.

Cuando terminó la charla, me detuve a la salida para mirar a los que se retiraban. Llevaban reflejada en el rostro esa sensación de amor y paz que emanaba de la señora Mataji Indra Devi. Hasta me pareció que,  el viejo pero remozado edificio, había dejado de estar triste, se mostraba radiante y  ¿por qué no? : SONREIA.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.