Ultimos Comentarios

Luis Cerda Herrera

Luis Cerda Herrera

10. Abril, 2015 |

Comparto tus versos, la liberta es como el aire que respiramos

Saludos

sergio silva

sergio silva

22. Febrero, 2015 |

Juan cuevas Quevedo, es este tu correo? si es así espero tu respuesta. Fraternalmente, Sergio silva.

Arsenio Aguilera

Arsenio Aguilera

22. Enero, 2015 |

Hermosa poesía que refleja lo vivido abordo de la embajadora de los mares. Felicitaciones por ese maravilloso talento. Un ex-marino y...

Eugenio

06. Agosto, 2014 |

muy buenos tus poemas, te felicito compadre, aun tengo recuerdos de cuando nos reiamos juntos a otros funcionarios del S.A.G y la...

manuela rodriguez

manuela rodriguez

06. Enero, 2014 |

Señor marcelino, hermosos sus poemas ,muchas gracias por ayudarnos a encontrar un hotel y personas como ud necesita este mundo Dios lo...

Años dorados agricolanos

“Los Merry boys”

(Este escrito del recuerdo, fue solicitado por la promoción 1963)

La revolución de la música con el rock and roll en los años 1958-1960 de su origen norteamericano, nacido en la segunda mitad de los años 50,caracterizado por un ritmo arrollador, desenfrenado y enérgico. Este baile prendió rápidamente en la juventud de ese tiempo. Se buscaba nuevos sonidos y sensaciones.

Esta música en el año 1960 revolucionó la alegría de la juventud, iniciando así lo que se llamó ”LA NUEVA OLA”

En nuestro país tomó fuerza este movimiento musical de alto impacto masivo. La poderosa influencia de Elvis Presley, el gran precursor que fue el punto de partida en Chile, Peter Rock, que en 1958 se presentó en radios, luego lo hicieron Los Ramblers, revolucionando a la juventud con el rockand roll del mundial de fútbol de 1962,que fue la consagración de este movimiento a nivel nacional. Y de aquí empiezan a hacer sus apariciones numerosos artistas que continuaron con el desarrollo de este movimiento.

Este fue el inicio de la época de oro de la música popular chilena, bajo el poderoso alero de la radio y la televisión. Esta música tiene algo mágico que nos transporta en el tiempo. Es cosa de escuchar, cerrar los ojos y listo y te encuentras con 16 años, simplemente porque recordar es vivir dos veces. Pertenecí al tiempo de la nueva ola y la disfruté mucho, como fiel auditor y por supuesto, bailarín pero sin dejar nuestras responsabilidades, estudios, respeto por quienes fueron nuestros padres, hermanos, profesores y compañeros.

Los artistas nuevos se iban conociendo por sus canciones, eran artistas completos, aparte de sus voces, las letras. El recuerdo que nos trae respeto a sus fans y al público en general.

¡Qué añoranza! ¡Cuánta tristeza. De estas lindas canciones, aprendí a bailar y las señoritas fascinadas bailaban al ritmo. Nuestra adolescencia que floresciente llega a lo más profundo de nuestros ser, donde se le cantaba al amor y se valoraban los sentimientos.

Nuestro curso estaba atento al programa radial, sus 30 minutos, hermosa y recordada radio Riquelme de Coquimbo, después de cenar nos reuníamos en el patio a escuchar los temas pedidos por los auditores, ya en la hora del estudio, traducíamos las canciones del inglés al castellano y estrenábamos pasos en el patio.

Se esperaba el día sábado para ir a bailar, siempre había algo y no faltaba el que tenía algún dato de una kermesse, horario de 15 a 20:30 horas para llegar a las 21 hrs. Al cierre de la puerta del internado, corriendo.

Al grupo bailarín del curso le pusimos “Los Merry boys” (niños alegres) para ponernos a tono con los nombres extranjeros de cantantes y grupos musicales.

A veces arrendábamos una sala en casa de familia en calle Larraín Alcalde y se invitaba a un curso de una escuela femenina del mismo nivel. Siempre invitábamos a nuestro profesor de química y nos llevaba una botella de menta de regalo. Sólo observaba los pasos que se inventaban para el baile y luego, sonreía. Él era un señor de edad.

Nuestras gentiles damas invitadas vestían faldas plato, vestidos floreados y zapatos de charol con taco rocanrolero que marcaban a la perfección el paso y nosotros con el pantalón pata de elefante y la corbata, volaba. El ritmo colérico invadía el entorno de la pista de aquellas tardes llenas de melancolía.

Esta época marcó una etapa que nunca volverá de lo que fue la música de la nueva ola chilena de un hermoso ayer, de sana juventud.

Hoy ya a los 60 años, se recuerda al cantante, cuando fallece, en los programas radiales y TV. Ahí nuevamente se escucha la música y se rescata la alegría, abriendo las ventanas del corazón y adormeciendo a cupido. Los amores eran de respeto, inocentes y tan puros y sin maldad. Las canciones llevaban letras tan bonitas y todo el amor que nace del corazón, voz y estilo cautivó a la audiencia.

“Esta noche, mi amor, esta noche”, “La novia”,” Besitos por teléfono” ,”Mi corazón canta”, “Dame tu mano”, ”Bienvenido amor” ,”Como te extraño mi amor”, “Me querrás mañana” en fin nombres de pololas: Corina, Norma, Josefina, Diana etc. Estas canciones se siguen difundiendo como un reconocimiento al éxito de la época del vinilo.

Creo que la nueva ola fue la época más alegre que ha habido en Chile, marcando una generación de juventud de compositores y cantantes nacionales que en las décadas no se ha vuelto a repetir que aún sigue viva en los recuerdos.

Se formaban los “fans club” con socios para idolatrar a su artista de su preferencia, especialmente los extranjeros, que se transformaban en verdaderos ídolos. Luego apareció un cantante ”César Costa” cantando los temas del inglés al castellano, arrasando por los países latinos. Comprendíamos la canción romántica, su contenido, lleno de amor y ternura. Con esta música volvimos a viajar al túnel del recuerdo, música con valores éticos y madurez.

Cada canción lleva en sus letras una historia de amor, pasado inolvidable, recuerdos que afloran en cada tema y los amores de verano que eran fugaces. ¿Quién no los tuvo mientras estudiábamos?

Para finalizar mis recuerdos de mis años felices e integrante de los “Merry boys” confesaré una anécdota:

“Estando en el curso de especialidad de viticultura, fuimos en prácticas de terreno al Valle de Elqui, podar los parronales, ya teníamos el conocimiento que en el segundo piso de la casa de las misteriosas señoritas que siempre se encontraban en la terraza, había fiesta y estábamos invitados. Al regreso de la práctica del valle, llegamos los “Merry boys con serruchos y tijeras de podar. Uno de los nuestros se tomó una bebida y se puso valiente y quería seguir trabajando, sacó el serrucho e iba a cortar el tronco del parrón, gracias a la intervención oportuna, no logró realizar su cometido. Según él, le molestaban las hojas en el suelo de aquella tarde otoñal, para bailar el twist de la baldosa.

Gracias a los compañeros, hoy la familia sigue disfrutando las exquisitas uvas cabernet sauvignon junto a sus nietos, bajo la sombra del parrón en el verano.

“Los Merry boys”, nos encontramos en cada aniversario de lo que fue nuestra querida escuela y siempre recordamos el parrón de la terraza del segundo piso de nuestras amigas “las misteriosas”. Si alguna de nuestras amigas tienen la oportunidad de leer este escrito, vaya para ellas un recuerdo muy especial y un saludo cordial del grupo los “Merry boys”, de la promoción 1963, de lo que fue nuestra querida ex escuela agrícola de la ciudad de La Serena, que lleva aún un finísimo acento en su sigla.

¡Gracias amigos! por haber disfrutado la linda época de la nueva ola, donde fuimos felices todos, bailando al ritmo colérico del rock and roll, el twist y el cheek to cheek preferido de los enamorados.

¡Gracias amigos cantantes, hoy sentimos la misma admiración por ustedes, chilenos y extranjeros porque su música nos acarició el corazón y hoy vive de recuerdos y despierta las emociones de la bella juventud!

Mis respetos, mis saludos y mis recuerdos para todos los amigos y a los que conformamos el grupo de “Los Merry boys” en la linda ciudad de La Serena, ciudad de campanarios, flores y niñas bonitas.

Gracias a la tecnología podemos recordar las clásicas y lindas canciones de aquella época maravillosa de la “NUEVA OLA” que alegró nuestra bella juventud.

Marcelino Campos Bugueño

(Más conocido como “Chelo Campos”)

Técnico Agrícola

Promoción 1963

Glosario

Colérico: los jóvenes “nuevaoleros” fueron tildados también como coléricos, manifestación cultural juvenil, baile frenético y el pelo largo, estos fueron relacionados con la nueva ola.

Rock and roll: origen del término: explosión de los años, hace referencia a dos tipos de movimiento de delante atrás y de atrás adelante (como el de una mecedora)

Twist: baile donde las parejas no se tocan mientras bailan, lo popularizó Chubby Checker, es girar, enroscarse y retorcerse.

Cheek to cheek: mejilla con mejilla.

Vinilo: resina plastificada con grabación de temas musicales.

Los Merry boys: niños alegres o felices.

Kermesse: es el nombre que se daba a las fiestas, mayormente en el vecindario.

Club de fans: es un grupo de personas que se dedica a un famoso artista, jugador, grupo, etc.